¡Dale a tu cuerpo alegría, Berenjena!



¡Hola a todos! Buenos días y bienvenidos a un nuevo podcast de Puntadas con Ele. Han pasado unos meses desde la última publicación, lo sé, pero vuelvo con las pilas cargadas y muchas ganas de compartir contenidos con vosotros.


En el podcast de hoy me gustaría hablaros de vocabulario. Sí, de vocabulario. Muchos de vosotros me habéis expresado en varias ocasiones vuestras dificultades para memorizarlo y también me soléis preguntar qué podéis hacer para recordar tantas palabras o qué técnicas existen para fijarlas mejor en vuestra mente. Existen aplicaciones pensadas para ello, pero hoy quisiera compartir con vosotros algunos trucos que pueden ayudaros a seguir perfeccionando vuestro nivel de español y a ampliar el léxico.


Lo más importante es no tener miedo y enfrentarse a las nuevas palabras con valentía. Como se dice en el lenguaje coloquial: “hay que coger el toro por los cuernos”. (Sí, una de las mil expresiones taurinas que existen en español).


Quizás muchos de vosotros hayáis oído hablar de mnemotecnia. Es una técnica que consiste principalmente en encontrar atajos que nos ayuden a memorizar mejor. No olvidemos que nuestro cerebro es un músculo y, como tal, necesita ser entrenado. Veamos.



Truco número 1


Imaginemos una lista de palabras relacionadas con la comida: ¿Qué pasaría si las organizamos por orden alfabético? A. Aguacate - B. Berenjena - C. Calabaza - D. Donut - E. Especias - F. Fresa… y así hasta llegar a la Z de zanahoria. Y para niveles superiores, podríamos relacionarlo expresiones. Por ejemplo: C. Ser un chorizo - P. Ser la pera, etc.

¿Lo probamos?




También podemos crear un acrónimo: TIENDA. Cada letra de la palabra estará relacionada con una palabra nueva. T de trucha; I de infusiones; E de eneldo; N de navajas; D de dorada; y A de almejas.


Truco número 2


Hoy en día, es muy fácil rodearse de material para practicar un idioma: audios, libros, televisión, revistas, cine…etc. ¿Qué pasaría si cada día dedicáramos unos minutos al español? Os propongo completar cada día el “semanario del español” que podéis descargar aquí. Os ayudará a mantener activo el idioma a diario. ¿Aceptáis el reto?



Truco número 3


El contexto. Si solo escribimos una palabra en el papel, posiblemente la olvidaremos rápidamente, pero si la decoramos con el contexto será más fácil recordarla. Crea una frase divertida, una historia o dibuja si te gusta el diseño. ¿Conoces la palabra rana? Imagina una rana croando en tu nariz. ¿Has sonreído? ¡Objetivo conseguido!




Truco número 4


No uses solo la traducción. Describe la palabra, explícala, usa sinónimos. Eso te ayudará a poner en práctica otras expresiones que seguro conocías de antemano.


Truco número 5


Evita las divisiones. Es decir, lee y repite en voz alta, escucha y escribe, habla y escribe. Recuerdo que durante años yo solo traducía textos del chino al español, pero nunca tuve que hablar o presentar ideas en clase. ¿Resultado? Podía entender muchos caracteres, pero era incapaz de componer frases simples y comunicarme hablando. Sin embargo, cuando empecé a producir el idioma, me sentí mucho más cómoda y pude resolver muchas situaciones “interesantes” cuando vivía en China. No seas tímido y lánzate.


Truco número 6

Repitamos, pero siempre de forma diferente. Es importante ver la palabra en diferentes lugares y usada en varios contextos. ¿Te gusta tomar el mismo vino con la misma persona y en el mismo lugar? Seguro que te gusta explorar. Hazlo con el idioma descubre nuevos horizontes.


Truco número 7


Despliega una enorme telaraña. Conecta la palabra con tus conocimientos previos. Seguro que hablas otros idiomas o has visto la palabra en algún lugar. En muchos casos hay palabras que vienen de lenguas latinas o eslavas, por ejemplo, y son similares. O quizás simplemente puedes buscar palabras de la misma familia que estén relacionadas: avión, aviación, avioneta, aviador. Otras también tienen un sonido similar y nos ayudan a conectar ideas: Musg en polaco es cerebro, pero para mí es musgo y me gusta imaginar cómo crece el musgo en algunas cabezotas.





Truco número 8


Construye y destruye la palabra. ¿Telaraña? ¿Paraguas? ¿Vaivén? ¿Subibaja? Aquí tenemos un 2x1. También existen palabras como desafortunadamente que están compuestas por prefijos o sufijos que nos pueden ayudar a entender y recordar mejor el significado.


Truco número 9


¿Eres más de método clásico? ¡Genial! Coge papel y boli y anota todo lo que te llame la atención. Imagina que un amigo dice en algún momento alguna de estas expresiones: ¡Cómo mola! ¡Eres la caña! ¡Hoy estoy empanado! ¿Hablan de comida y bebida? Parece que no. Anota las expresiones o palabras que vayan apareciendo en tu día a día y pregunta siempre qué quieren decir. Eso te ayudará a relacionarte mejor con la gente, a ser uno más y a expresarte como un nativo. ¡Adelante!


Truco número 10

Este es mi favorito. Respira hondo. Relájate. Práctica unos minutos de mindfulness o conciencia plena. Muchos estudios demuestran que la relajación ayuda a mejorar nuestra concentración y, por ende, nuestra memoria. ¿Lo probamos?





Ahora Os propongo un juego:


Tenemos 6 palabras: berenjena, dar, espejo, alegría, sonrisa y cuerpo. ¿Cómo las relacionaríais para recordarlas todas?


¿Qué tal si creamos una mini historia y le ponemos música? Imaginemos una berenjena bailando y moviendo el esqueleto con una enorme sonrisa delante d